El Stûv que le conviene a su hogar

El hogar

Es muy importante elegir el hogar cuya potencia de calefacción se corresponda con el espacio que se quiere calentar. Se trata de determinar el hogar que funcionará lo más a menudo posible a fuego vivo, es decir, de la manera más económica y respetando siempre el medio ambiente.

¿ Cómo determinar la potencia necesaria ?
La potencia de un hogar se expresa en kW, que indican la cantidad de calor útil (el que verdaderamente sirve para calentar el recinto) que dicho hogar puede producir.

De hecho, este calor tiene que compensar lo más exactamente posible el que el edificio pierde naturalmente. La potencia necesaria para el calentamiento de una habitación varía con la temperatura exterior, con el volumen de la pieza, su exposición, la situación geográfica, el nivel de aislamiento del edificio ...

También habrá que tomar en cuenta el modo de ocupación : en una casa que ya cuente con calefacción central se instalará un hogar de menor potencia, que funcionará regularmente a su punto óptimo y que será suficiente en el entretiempo, contando con el apoyo de la calefacción central solamente cuando el tiempo sea muy frío. A la inversa, habrá que aumentar la potencia para una residencia secundaria que haya que calentar rápidamente al principio del fin de semana. Un hogar demasiado pequeño no conseguiría caldear, y mucho menos calentar, una habitación durante el tiempo frío.

Por el contrario, un hogar demasiado potente funcionaría a menudo al ralentí, es decir, en condiciones poco favorables, y a menudo calentaría el recinto demasiado, incluso estando al ralentí. En cualquier caso, la elección de un hogar de 20 kW donde sólo se necesita uno de 10 kW sería un cálculo muy malo.

Todos estos parámetros no permiten un cálculo sencillo. El modo más seguro de determinar cuál es el Stûv que le conviene es consultando con su instalador, que vendrá a tomar nota en su residencia : usted le explicará la utilización que piensa hacer de su hogar y él será quién le aconseje en su elección.


El rendimiento

El rendimiento del hogar indica qué porcentaje del calor producido por la combustión de la leña sirve realmente para calentar la casa : un hogar que tiene un rendimiento de un 80 % restituye un 80 % de la energía de la leña para el calentamiento de la habitación. Tenga en cuenta que un hogar abierto, por ejemplo, rara vez tiene un rendimiento superior a un 10 %, lo que significa que un 90 % de la energía consumida se encuentra en la atmósfera.


Conviene saber que el rendimiento disminuye cuando el hogar funciona con poca marcha y la combustión se efectúa menos completamente.
Esta es la razón por la que los poderes públicos, que se han comprometido a combatir el calentamiento climático, animan a la sustitución de las estufas antiguas y de bajo rendimiento por hogares de alto rendimiento.

Los humos

Contienen calor, así como diferentes gases, entre otros CO2, CO y también pequeñas partículas que afectan a las vías respiratorias. En el caso de hogares con buen rendimiento y utilizados correctamente, estos residuos son muy limitados, pero aumentan si el rendimiento disminuye y la combustión se efectúa de una manera menos completa

En resumen : un hogar bien adaptado al local que tiene que calentar funcionará casi todo el tiempo a su marcha óptima y en consecuencia con una buena combustión y un buen rendimiento, lo que significa que su consumo será mínimo y los residuos en la atmósfera serán muy reducidos.

Para poder comparar
Los hogares Stûv se prueban oficialmente siguiendo la normativa europea EN 13229 (para los insertos) o EN 13240 (para las estufas), lo que constituye una garantía de seguridad para las personas tanto como para el inmueble. Además de controlar la seguridad, los laboratorios miden la potencia y el rendimiento y analizan los humos, lo que permite a los consumidores y a los profesionales comparar verdaderamente los productos entre ellos.